Ruidos: taconeos de la vecina y chapas en el asfalto

Vivo en un piso bastante silencioso, a pesar de que la terraza y las ventanas dan a una avenida con mucho tráfico. A mis vecinos de enfrente los veo muy poco. La vecina de arriba no suele molestar, pero hay días, como hoy, que parece que le den cuerda. Por eso hoy voy a hablaros de los ruidos de los vecinos.

A mi vecina debe visitarla una pariente o amiga a la que le gusta llevar tacones, y entonces se escucha ese molesto taconeo que puede sacarte de quicio cuando dura más de cinco minutos. Como le tengo fobia a los ruidos, cuando escucho un taconeo empiezo a dar golpes en el techo. Es un techo hueco, debido a los conductos de aire acondicionado, así que todavía reverbera más el sonido. Esta tarde, como he escuchado el taconeo, he empezado a pegar golpes por todo el techo con una botella de agua mineral (hasta he manchado un poco el techo y todo). Parece que se ha dado cuenta la taconera, porque se ha ido al poco rato pegando un portazo.

A esta misma vecina ya la avisé una noche que estaba de fiesta a las 5 de la mañana con música, voces y risas a grito pelado, taconeos, etc. Subí en bata a decírselo, educadamente pero con los ojos desorbitados por haberme despertado, y desde entonces ya no ha vuelto a suceder más. Pero hoy está como excitada.

De vez en cuando arrastra muebles o se le cae algo al suelo. Menos mal que es algo esporádico y vive sola, porque me imagino a una familia de esas ruidosas e hiperactivas, que meten a veinte en el piso todos los días, y me entran temblores.

Y eso que este edificio se construyó hace tres años. Pero las regulaciones de contaminación acústica son inexistentes. O lo han sido, porque desde finales de 2007 hay una nueva regulación para los pisos que se construyan. Lástima haber llegado tarde. Al que ya tiene piso y no quiere ningún ruido le toca meterse en obras y poner placas en el techo. A ver si algún día me animo, vendo este piso y me voy a vivir a un sitio frío, en plena naturaleza y alejado de la gente.

Hace unas semanas también tuve que llamar varias veces a la policía local y al ayuntamiento debido a que en la calle algún inepto de una obra cercana había puesto una chapa (que además no servía para nada) en mitad de una zona por la que pasan los coches. Al chocar la chapa con la rueda y el asfalto se producía un ruido ensordecedor (sobre todo en el silencio nocturno). Por lo visto a nadie más le importaba, porque tuve que ser yo quien llamara a la policía en varias ocasiones hasta que, por fin, tras idas y venidas de la dichosa chapa (toda una odisea surrealista), se la llevaron.

Cada vez soy más fan de www.ruidos.org, una página con información para defenderse de ese ataque externo que es el ruido. Y aunque algunos se considerarían afortunados del silencio que suele reinar en mi casa, soy muy sensible a cualquier cosa que provenga del exterior, ya sea ruidos, olores o cualquier otro signo que me recuerde que hay humanos incordiando por ahí.


Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail


Ruidos: taconeos de la vecina y chapas en el asfalto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Categoría de datos: Usuarios, clientes y/o proveedores.

  • Responsable del fichero: Guillermo Pérez.

  • Finalidad: Gestión de los comentarios.

  • Legitimación: Interés legítimo / Consentimiento.

  • Destinatarios: No se cederán estos datos a terceros salvo obligación legal. Hospedaje en Godaddy Inc.

  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad o cancelación de sus datos, y limitación u oposición a su tratamiento o a retirar el consentimiento prestado.

  • Información adicional: Política de privacidad.